16 Jul

UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO

La Universidad data desde el siglo XVIII, etapa colonial del florecimiento de la Villa de Guanajuato, tiene su base en el hospicio de la Santísima Trinidad, instalado el día primero de octubre de 1732, en la que fuera casa habitación de su promotora Teresa de Busto y Moya, quien con la cooperación de 14 mineros ricos de la ciudad logró instalar el primer establecimiento educativo en Guanajuato.

El Hospicio fue antecedente del Colegio de la Compañía de Jesús, objetivo de la señora de Busto y Moya, y en este Hospicio, atendido por cinco misioneros Jesuitas, se dio la enseñanza de primeras letras y la orientación espiritual a niños y adultos.

En el año de 1744, la Corona de España concedió licencia para que el Hospicio pasara a ser Colegio de la Santísima Trinidad, ya Colegio de Jesuitas, impartiéndose cursos de artes y cátedras de Gramática, manteniendo la escuela de primeras letras para los hijos de los trabajadores de las minas, sosteniéndose el plantel con las donaciones de la señora de Busto y Moya y la que hiciera en 1738 Don Pedro Bautista Lascuráin de Retana, consistente en cuatro haciendas cuyos productos habrían de invertirse en la fundación de una cátedra de artes y la manutención de cuatro misioneros.

El Colegio de la Santísima Trinidad formó un grupo de quince filósofos, egresados en 1763, todos ellos de los grupos económicamente débiles de Guanajuato que trabajaban los días de asueto para poder gastar el día en la tarea de estudio; todos ellos fueron después maestros en los diversos colegios de jesuitas instalados en el país.

La fábrica del Templo se inició el 26 de julio de 1747 y la del Colegio el 29 de octubre de 1759, en julio de 1767 que salieron desterrados los jesuitas, el colegio quedó construido solo en su primera planta.

En 1796, el 8 de diciembre, se estableció un seminario de estudios para pensionistas en una parte de las instalaciones del Colegio que no fue cedida por la Junta Superior de Temporalidades, administradora de los bienes de los jesuitas expulsados, a los padres felipenses de 1786. Este colegio inicio sus labores con quince estudiantes internos y durante algunos años se impartieron en él cursos de retórica, artes y filosofía moderna. Las luchas por la Independencia de México rompieron el orden de los estudios, pero a pesar de ello no dejó de haber tarea educativa en el Real Colegio de la Purísima y aun realizada la independencia, cuando el Emperador Agustín de Iturbide ordenó que la Casa de Moneda de Guanajuato se estableciera en el edificio del plantel, un solo maestro, el presbítero Marcelino Mangas, sostuvo con un grupo de alumnos los estudios de Retórica y Matemáticas, así como los cursos de latinidad, en una sola habitación del Colegio que logró con la anuencia del propio Iturbide.

Con el primer Gobierno Constitucional, el 29 de agosto de 1827, se estableció el colegio bajo el mandato del licenciado Carlos Montes de Oca Méndez, primer gobernante que se ocupara de los destinos de la Educación Superior en Guanajuato. El plantel pasó a ser parte de las responsabilidades del gobierno, cambiando su nombre por el Colegio de la Purísima Concepción, el año de 1828.

Se reformó y amplió el edificio y los estudios contaron con una nueva planificación, estableciéndose niveles de segunda y tercera enseñanza. En este nivel profesional se fundaron las carreras de Minería y Derecho Laico, quedando subsistentes los de la carrera eclesiástica y una Academia de Pintura, Escultura y Arquitectura, el colegio contó con Biblioteca pública desde 1831.

Durante un periodo prolongado, de 1828 a 1867, tuvo el Colegio de la Purísima lapsos de florecimiento y decadencia, hubo numerosos egresados del Colegio que dieron prestigio a la entidad y al país en el campo del Derecho, como Manuel Doblado, Octaviano Muñoz Ledo y Ponciano Burquiza; en el de las letras como Juan y Ramón Valle, José Rosas Moreno y Lucio Marmolejo.

En 1867, el plantel cambió su nombre a Colegio Nacional de Guanajuato. En el lapso de 1870 a 1882, proliferan las carreras Técnicas y científicas, florece la investigación y muchos de los inventores y descubridores obtuvieron premios internacionales con sus trabajos, Severo Navia, Vicente Fernández, Juan N. Contreras, Juan Bonifacio Olivares, Nicéforo Guerrero y Manuel Villaseñor son algunos de los exponentes de la excelencia de la enseñanza en el Colegio del Estado.

Hasta 1915 el Colegio del Estado cuenta con el apoyo de gobernantes que como Florencio Antillón y Francisco Z. Mena se preocuparon por el futuro del conocimiento. En el año de 1945, gracias al entusiasmo, dinamismo y firmeza del Licenciado Armando Olivares Carrillo, último Director del Colegio del Estado, éste se convirtió en Universidad de Guanajuato.

En 1952 el rector Antonio Torres Gómez creó la Escuela de Música, la Orquesta Sinfónica de la Universidad y la Escuela de Arte Dramático, esta última aunque efímera, constituyó un antecedente fundamental para la puesta en escena de los Entremeses Cervantinos -germen del Festival Internacional Cervantino-, gracias a la visión y esfuerzo de Enrique Ruelas y Eugenio Trueba Olivares, quien, por otra parte, siendo rector de la Universidad fundó dos de las instituciones culturales que continúan siendo vanguardia de la difusión cultural de la región: el Cine Club y Radio Universidad, además de ser el principal promotor del Teatro Universitario, que continúa representando los Entremeses Cervantinos en la Plaza de San Roque de la ciudad de Guanajuato.

En la noche del 13 de abril de 1963, se presenta por primera vez en la plazuela de San Roque y como evento complementario a los Entremeses Cervantinos, la agrupación musical conocida como la Estudiantina de la Universidad de Guanajuato. Ese misma noche, esta agrupación crearía también el espectáculo musical característico de la ciudad conocido como la Callejoneada. Esta agrupación es la primera en su género establecida en América y que, tendría un fuerte eco en el surgimiento de nuevas estudiantinas y tunas, a lo largo y ancho del país, posteriormente en el resto del continente.

En octubre de 1991, siendo rector el Mtro. Juan Carlos Romero Hicks, se convocó a la comunidad universitaria a participar en el proceso de autonomía y de reforma normativa; así, el 11 de mayo de 1994 la LV Legislatura del Congreso del Estado aprobó la Ley Orgánica de la Universidad con la cual ésta obtuvo la facultad y responsabilidad de gobernarse a sí misma.

Más de una década después, en ejercicio pleno y responsable de su autonomía, la comunidad universitaria volvió a vivir un intenso proceso de transformación que condujo a una estructura multicampus y a un nuevo modelo académico que le permitirá a la Institución responder de mejor manera a las necesidades de la sociedad en cuanto a cobertura, pertinencia y oferta educativa.

El nuevo proceso de cambio fue encabezado por el ahora ex rector general, Dr. Arturo Lara López, y dio origen a un anteproyecto de ley orgánica, el cual fue aprobado por el Consejo Universitario el 16 de mayo de 2006, documento que señala la voluntad institucional de adoptar un nuevo modelo orgánico y académico caracterizado por una estructura multicampus, el funcionamiento departamental y matricial de su subsistema de educación superior y por la integración de un subsistema de nivel medio superior.

El 31 de mayo de 2007, la LX Legislatura Constitucional del estado de Guanajuato aprobó por unanimidad la nueva Ley Orgánica de la Universidad de Guanajuato, y el 15 de junio de ese mismo año, el Gobernador del Estado, Lic. Juan Manuel Oliva Ramírez, publica en el Periódico Oficial del Estado de Guanajuato dicha normatividad para que ésta entre en vigor el 15 de octubre. De esta manera, la Institución inició una nueva etapa de su historia.

El 26 de marzo de 2015, el pleno de la LXII Legislatura del Congreso del Estado de Guanajuato aprobó por unanimidad otorgar a la Universidad de Guanajuato el reconocimiento de “Universidad Benemérita” por sus aportaciones a la educación, ciencia, arte y cultura en el estado de Guanajuato y en el país, así como su consolidación y prestigio internacional en el ámbito universitario.

 


ALHONDIGA BARATILLO BASÍLICA DE GUADALUPE CAMPANERO CALLEJÓN DEL BESO EL TRUCO EX HDA. DE SAN GABRIEL ICONOGRÁFICO J. EMBAJADORAS JARDÍN UNIÓN LAS MOMIAS MERCADO HIDALGO MINA DE RAYAS MINA DE VALENCIANA MUSEO DIEGO RIVERA PIPILA PRESA DE LA OLLA SUBTERRANEA TEATRO JUAREZ TEATRO CERVANTES TEATRO PRINCIPAL UNIVERSIDAD DE GUANAJUATO